LARGA
VIDA A
LA IDEA

Están ahí, ocultas.
Deambulando por las rutinas.

Escondidas en cualquier
rincón del mundo.

Son poderosísimas.
Mucho más de lo que crees.

Pueden llevarte a descubrir
cosas maravillosas.

O a cometer un genocidio.

Por eso no te tienes que fiar
de ellas jamás.

Se alimentan de todo lo
que guardas en tu cabeza.

Desordenan, ordenan
y te dan órdenes.

Son tímidas, y por eso hay
quien se dedica a buscarlas.

Son atrevidas, y por eso hay
quien las encuentra sin querer.

Es más, nunca sabrás si te
van a abandonar mañana.

Aunque igual son de las que
te acompañan toda la vida.

Qué incertidumbre, ¿no?
Juegan contigo, malditas…

 

 

¡OH!

Ha picado una.
Nunca falla, son unas presumidas.

Es hablar de ellas con alguien
y salen, como si nada.

Bueno, vamos a ver de qué va esta.

¿Te vienes?